aportación artística

Las obras que uno de los componentes de Fine Plectrum Cuarteto ha compuesto -su bandurrista, Eduardo Maestre- son de muy diversa índole: desde tríos (CaceríasJuegosVentanasTres patas pa’ un bancoImpresiones de un domingo, etc.), cuartetos (el no 1 y el no 2, ambos para Plectro; Niños jugando al 1040 STeCalimasCiudades-dormitorioMuebles de IKEA, etc.), quintetos (Trenes al NorteVelas de Vainilla) hasta obras orquestales estrenadas por las orquestas más prestigiosas de España (Senda de los ElefantesPlecteríasJuegos versión orquestal; Concierto no 1 para Oboe y Orquesta de Plectro).

Además, están las transcripciones de obras pianísticas, camerísticas y orquestales, muy numerosas. Muchas de las obras de Granados, Turina, Falla, Albéniz, Toldrá, Tiersen, Philip Glass, compuestas para piano solo, o para cuarteto, o para gran orquesta, han sido vertidas al universo del plectro por Fine Plectrum, y estrenadas por el grupo o por formaciones orquestales españolas y extranjeras.

Pero también hay que contar las obras que Fine Plectrum ha generado en otros compositores (Estampas de Aracena, de María Calvo; Minimum, de Carlos Blanco), escritas para el grupo sevillano.

Podemos afirmar, sin vanagloriarnos (sin vanagloriarnos mucho) que el nombre de Fine Plectrum está asociado por los músicos de plectro españoles, desde hace dos décadas, a la calidad y a la creatividad; al riesgo escénico y a la búsqueda de sonoridades nuevas.

Y, además, una vez que nos bajamos del escenario, nos sigue guiando la estrella del Arte, porque a los cuatro nos gusta mucho el vino tinto y la buena comida, y nuestros anfitriones pueden dar fe de ello y de nuestro buen humor.